ArtículosDestacadoG1 ClimaxNJPWPro WrestlingPuroresu

Análisis G1 Climax 29: Un torneo para el recuerdo

El G1 Climax 29 ya ha terminado, siendo uno de los mejores de la historia y por ello se merece un análisis.

El G1 Climax 29 ha sorprendido a propios y extraños por un nivel constante tanto dentro como fuera del ring, por lo que los shows se merecen un análisis. La realidad es que a pesar de las quejas de parte de un pequeño sector de aficionados, desde el ganador hasta las sorpresas han sido planteadas de una forma totalmente exitosa e innovadora.

Primero vamos a arrancar con el bookeo y posteriormente sobre los luchadores.

Análisis G1 Climax 29: Un arranque alternativo

A pesar de que el G1 suele ser muy predecible para los expertos, la realidad es que este año no ha ocurrido así. El Grupo A empezó con Okada batiendo el récord de Chono de victorias consecutivas en el G1 y KENTA invicto hasta la quinta jornada del grupo. Ibushi y Tanahashi por otro lado ya estaban en 3-2, lo cual les alejaba bastante del favorito.

Pero lo sorprendente ocurrió en el Grupo B, con White y Naito arrancando con dos derrotas. Naito logró su primera victoria en la noche 6, White en la 8, lo cual normalmente deja con pocas opciones. Además, Jon Moxley arrancaba con un 5-0 su torneo, lo cual empezaba a provocar dudas. ¿Hará NJPW lo normal y será una final Ibushi vs White/Naito? ¿Okada será el primer campeón que también gane el G1? ¿Moxley llegará a la final como un outsider?

Nudo y desenlace adecuados

Evidentemente, las cosas volvieron a su cauce pero de una forma en la que todo el mundo acabó sorprendido. En el Grupo A, un SANADA ya desahuciado ganó tanto a KENTA como a Kazuchika Okada, Ibushi empezó a ganar y Fale se dedicó a hacer upsets vía roll-up. Todo desembocó en un Okada vs Ibushi definitivo en la última noche, dandole la victoria a “The Golden Star”. El Grupo A lo había ganado el favorito pre torneo.

En el Grupo B la pelea se transformó en un conjunto de posibles empates y resultados. A falta de 3 jornadas del grupo, todo el mundo estaba vivo y a falta de dos solo Shingo Takagi estaba eliminado. Moxley encadenó cuatro derrotas consecutivas, Yano eliminó a Taichi, Goto se posicionaba bien y Ishii se quedaba fuera gracias a una derrota de Shingo Takagi.

Precisamente Shingo fue el que rompió el grupo la última noche, al eliminar a Goto. Moxley se equivocó, provocando la eliminación frente a Juice Robinson y el ME fue decisivo. Jay White cumplió su palabra y acabó con Naito para pasar a la gran final, provocando el monumental enfado de los fans del Budokkan.

La noche de la final tuvo el turn de KENTA y un futuro combate por el cinturón de Okada para Suzuki. Finalmente, la final fue un combate donde Ibushi se sobrepuso a su lesión de tobillo y al BC para derrotar al engreído neozelandes.

Grupo A, la (posible) última caída de Fale

En el Grupo A hubo varios luchadores que destacaron, con un Lance Archer siendo sorprendentemente bueno dentro del cuadrilátero.

Lance Archer: Último clasificado del grupo pero con un nivel inring exagerado para lo esperado. En un papel de Monster Heel, el personaje de enajenado de Archer le permitió darlo todo en el ring. Ninguno de sus combates fue malo, todos tuvieron su historia y Archer parecía que podía ganar cualquier combate.

Lance Archer sonrie tras derrotar a Bad Luck Fale

KENTA: La guerra de un “foráneo queriendo robar el puesto a los “originales”. KENTA fue salvajamente odiado por el público nipón a pesar de su personaje face y del respeto que le había dado Okada por su pasado en NOAH. Habiendo ganado una oportunidad por el maletín al ganar a Ibushi, su turn heel en las finales fue simplemente brillante. Ahora mismo KENTA es miembro del BC, tiene uno de los posibles dream matches contra Ishii por el título NEVER en 15 días y ha ido mejorando a lo largo del torneo.

Ya no es el de 2008, pero la realidad es que aún sigue siendo un gran wrestler. Usar el odio de la gente para el turn sobre Shibata fue un movimiento sencillamente extraordinario.

SANADA: Para mí la mayor decepción de este grupo. Sigue siendo un luchador capaz de lo mejor y lo peor, falto de consistencia y que parece solo centrarse cuando le van a dar la victoria. Si quiere pasar al ME como parece quererle NJPW, necesita dar un paso adelante y pronto.

Zack Sabre Jr: Extraño torneo, con un bookeo que parecía provocar que pudiese separarse de Suzuki-Gun. Dentro del cuadrilátero, sigue siendo el mejor luchador técnico del mundo, con una capacidad para conectar en las promos sencillamente extraordinario. Cuando hace de capullo como con Archer es sencillamente extraordinario.

EVIL: Se merece mucho más de lo que la gente cree. Grande pero con un altisimo nivel inring, EVIL siempre está a la altura de lo que se necesita. En este torneo su combate frente a Okada fue una verdadera barbaridad, demostrando que posiblemente sea quien más se merece un futuro push.

Hiroshi Tanahashi: The Ace sigue sin defraudar. A pesar de sus lesiones y de que la edad se le nota, Tana sigue siendo EL WRESTLER, con mayúsculas. No falla, cuenta una historia durante todo el torneo y sirve para pushear a luchadores como Ospreay. Es la leyenda perfecta para NJPW.

El Ace dando su bendición al público

Bad Luck Fale: Posiblemente su último G1 Climax. Su participación ha sido desastrosa, plagada de intervenciones y fastidiando el nivel medio de las noches. Con Archer como Monster Heel, desgraciadamente Fale sobra y más a este nivel. Parece además que con KENTA nos podemos despedir de verle de número 2 del BC. Solo espero que siga trabajando con Chase Owens, con el cual tiene una química increíble.

Will Ospreay: Elite en su paso a Heavyweight. Con un ritmo totalmente distinto a sus rivales, daba una marcha más en un torneo que suele ser mucho más relajado y es algo que se agradece. Tiene mucho futuro al igual que Sabre. Aun así, le sigue faltando algo de presencia fuera del ring para la división Heavyweight,

Kazuchika Okada: El rey de NJPW hasta que él quiera. Como heel se hace odiar con sus expresiones faciales, como face sencillamente vende mejor que nadie. Sin hacer un torneo tan bueno como otros años, Kazuchika sigue siendo un seguro de vida. Es evidente que la compañía ha decidido hacerle el Nuevo Ace y es que no hay dudas posibles del draw que es. Larga vida al Rey Okada.

Okada en su papel de Rainmaker

Kota Ibushi: De ser un loco high flyer incapaz de usar psicología en el ring a ser capaz de vender una pierna y variar su ofensiva. Dos años seguidos en NJPW le han transformado en un luchador superior, siendo ya muy bueno. Lógico que la empresa vaya a darle un ME de Wrestle Kingdom y me alegro mucho de que no haya necesitado a Omega para ello. Si las lesiones le respetan va a ser un ME por muchos años.

Grupo B, menos nombres pero más variedad

Toru Yano: Pasarán los años y Toru seguirá siendo el genio más grande que tiene NJPW. Si es necesario, puede dar un combate de wrestling, como demostró ante Ishii pero es el alivio cómico durante el torneo. Humor, trampas y un personaje que hace que todos los fans disfruten, no puede ser infravalorado en un análisis de este G1 Climax 29. Sus combates no se puntuan, sus combates se disfrutan.

Juice Robinson: Personaje mucho más serio, mismo nivel in-ring. Juice es la definición de un “plug and play” que se diría en NFL. Le pongas donde le pongas te cumple, es capaz de conectar con el público occidental y su química con Jon Moxley es perfecta. El próximo combate, un sin descalificaciones por el cinturón de USA frente a Moxley, puede ser la demostración de los motivos que tiene NJPW para creer tanto en él.

Taichi: Este es el hombre con el que me quedó del torneo. Es cierto que su nivel no es el mejor en el ring, pero madre mía que capacidad de hacer que las intervenciones sean disfrutables. The Holy Emperor provoca amor u odio, y no podría ser de otra forma. Es la clase de personaje que no encaja en NJPW y a la vez que no se le puede cambiar porque aporta cosas distintas. Gracias por ser tú Taichi, ojala todas las ovejas negras fuesen como él.

Taichi en su icónica entrada, donde hace playback.

Tomohiro Ishii: Da igual a quién se le pregunte, el MVP de este torneo. Ishii puede pelear contra una piedra que seguiría dando un señor combate. Todo el torneo con un nivel y un ritmo pocas veces visto, golpeandose con todo con luchadores de estilos totalmente distintos. No será nunca campeón IWGP pero la verdad es que lo que da cada día hace que sea uno de los favoritos del público y con razón. Los años pasan, el nivel de Ishii no decae.

Shingo Takagi: Mi sorpresa de este torneo. Un desconocido para los que no solemos ver la división Junior, Shingo tiene tres marchas más que el resto. En el torneo era un Junior que peleaba como un Heavyweight y para mi tiene el combate del torneo contra Ishii. Sencillamente es esa clase de luchador que sin ser ME va a dar muchísimos momentos de diversión en la división. Espero con ansias su revancha con Ishii por el título NEVER, puede ser el combate del año.

Jeff Cobb: La verdad es que no se puede decir mucho sobre él. Cumple en el ring, es la cuota de luchadores de ROH en el torneo y solo sustituye a Michael Elgin. Buen torneo pero podría ser perfectamente sustituible.

Tetsuya Naito: Opinión polémica pero Naito vuelve a demostrar el motivo de no ser el Ace. Nadie le puede negar su nivel in-ring, pero sí su falta de intensidad cuando no le interesa el combate. NJPW prefiere a un luchador que va a tope todos los días a alguien que solo se esfuerza cuando sabe que va a ganar. Precisamente por eso Naito es el Nakamura de su generacion, campeón Intercontinental pero sin un gran reinado del IWGP. Igualmente lo over que está con el público es totalmente loco, lo cual benefició a que White se llevase aún más heat.

Tetsuya Naito haciendo su entrada al ring

Jon Moxley: Si este análisis del G1 Climax 29 se hubiese hecho hace dos semanas, Moxley estaría siendo despellejado. Pero la realidad es que sus últimos shows han sido la demostración de que el estadounidense se ha ido adaptando. Además de Juice, Ishii le ha ayudado mucho durante el torneo y todo su potencial se ve en su relación con Shota Umino. No sé si podrá seguir por el acuerdo con AEW pero merece la pena que vuelva para esta clase de torneos.

Hirooki Goto. El samurai sigue con su bookeo de estar a punto pero no lograrlo. Goto tiene mala fama por ser considerado vago, pero creo que su torneo ha sido positivo, dando todo lo posible cada noche. Curiosamente es el más afectado por el turn heel de KENTA ya que todo el mundo creía que Goto y el ex de NOAH tendría su propio stable. Espero que se lo den a pesar de esto, con los juniors de LA como sus protegidos.

Jay White: Partamos de una base clara, Jay White no me gusta dentro del ring. Ahora bien, creo que es la definición perfecta de líder de BC y de heel. Provoca odio en el público japonés, es odiado por la mayoría de los occidentales y es el perfecto hombre para odiar. Sin ser santo de mi devoción, nadie puede negar que su capacidad para ponerse over y su trabajo es muy positivo. NJPW acierta poniendole como top heel pero espero que gane química con sus oponentes para futuros ME.

Conclusión

En definitiva este G1 Climax es la mezcla perfecta. Para el fan hardcore de NJPW le han conquistado con un bookeo clásico, buenas peleas y trabajo extraordinario en cuanto a calidad. Para el fan nuevo, ha habido nombres que les resultan interesantes y han conocido a alguno de los mejores luchadores del mundo. A pesar de ello, es evidente que habrá protestas, especialmente entre los fans de Naito, los cuales siguen en su cruzada particular. Pero en mi humilde opinión, el analisis y la nota de este G1 Climax 29 es que es un torneo prácticamente perfecto, y espero que siga a este nivel la compañía nipona.

Comment here