La vista atrás: Elimination Chamber 2017

La vista atrás: Elimination Chamber 2017

14/03/2019 0 Por Miguel Angel

Hoy en TurnHeelWrestling os traemos una nueva serie de artículos.Esta semana he vuelto a ver Elimination Chamber 2017. Ver PPVs pasados con algo más de perspectiva es algo que siempre me ha gustado y había pensado en hacer una serie de artículos sobre los que vaya viendo, a la que llamaré La vista atrás. No solo me limitaré a WWE y trataré de hacer un análisis más o menos amplio de cada show que comente, encuadrándolo por supuesto en el momento en el que sucedió. Agradezco todos los comentarios que me podáis dejar abajo.

Echo mucho en falta los PPVs separados para cada marca. Me parece maravilloso también que casi todo el roster de SmackDown en esta época tuviera relevancia. La combinación de estos dos factores causaba que luchadores como Luke Harper o Kalisto tuvieran sitio en los eventos y sus propias historias. Algo que también me encanta y tiene relación con lo dicho anteriormente es que pudieran darse tres combates individuales femeninos en este evento, cada uno con su historia propia además.

Elimination Chamber 2017 empezó con el mejor de esos tres combates femeninos. Becky Lynch venía de perder su rivalidad con Alexa Bliss por culpa de Mickie James, que hacía así su regreso al roster principal de WWE. Esto provocó su choque, que resultó en un opener sólido y de cierta calidad técnica, en el que Becky tuvo la oportunidad de mostrar su conexión como face con el público. La irlandesa lograría aquí su primera victoria en singles en un PPV, con un final que protegía además la credibilidad de su rival.

A continuación vino la peor parte del PPV para mi gusto. Dolph Ziggler se midió en un handicap a dos rivales a los que había atacado en programas semanales anteriormente: Apollo Crews y Kalisto. Bookear este combate me pareció un error desde el primer momento, ya que no me suelen gustar los handicap y menos si son los faces los que están en superioridad numérica. Finalmente estos se hicieron con la victoria solo para volver a ser atacados por Ziggler, quien consolidaba así su personaje heel. Realmente eso último fue lo único relativamente relevante de este combate.

El show continuaba con un turmoil por los títulos por parejas de SmackDown, en manos de American Alpha. Este tipo de combate es simplemente como un gauntlet, pero de parejas. Abrieron el combate Heath Slater y Rhyno, quienes tumbarían rápidamente a Breezango (para mi enorme decepción) y Vaudevillains, solo para caer después frente a los Usos. Tras esta primera parte transitoria, Los Usos plantaron cara a los campeones, saliendo eliminados via roll up, tras lo que atacaron a American Alpha anticipando la rivalidad que tendrían posteriormente por los títulos. Finalmente, The Ascension hizo su aparición y lograron imponer hasta el punto en el que realmente me creí que ganarían los títulos, pero los campeones sacaron fuerzas de flaqueza para sorprender con un Grand Amplitude y conservar los títulos.

A mitad del show, Natalya y Nikki Bella tuvieron un choque más en la rivalidad que venían manteniendo ya unas semanas. Aunque siempre me ha gustado mucho la primera, Nikki hacía que perdiera bastante el interés en esta rivalidad, pero lograron dar algo decente. No demasiado largo, dieron un combate entretenido, acabando con un count out bastante bien traído para alargar la rivalidad.

El show continuó levantándose con un combate muy interesante: Luke Harper vs Randy Orton. En el Royal Rumble, que ganó el propio Orton, Harper se volvió contra la Wyatt Family, lo que le llevó a una rivalidad con sus miembros. Dieron un combate que sorprendió mucho a todos los que lo vieron y en el que La Víbora, pese a su victoria, contribuyó mucho a hacer que Harper quedará en una posición realmente buena. Esa posición le llevaría a lograr un gran apoyo del público en el road to WrestleMania de ese año. Fue una pena que esto no se acabará materializando en nada.

Antes del plato fuerte del evento, tuvimos un combate por el título femenino de SmackDown, en manos de Alexa Bliss. No hubo nada realmente interesante en un combate bastante soso salvo la coronación de Naomi, la aspirante al cinturón. Esto tiene especial interés teniendo en cuenta la enorme cantidad de veces que ha optado a distintos títulos en la empresa, fracasando siempre. Esta fue la excepción, ya que cubrió limpiamente a la campeona, consiguiendo así su primer título en la empresa.

Y llegamos por fin al esperadísmo main event, la elimination chamber. John Cena llegaba como campeón a un combate en el que ninguno de sus cinco rivales sobraba. El antiguo campeón y top heel: AJ Styles. El gran proyecto de heel powerhouse de la marca: Baron Corbin. El último superviviente de SmackDown en Survivor Series y uno de los personajes más interesantes de la empresa: Bray Wyatt. El campeón intercontinental y una de las principales figuras de la renacida marca: Dean Ambrose. Y uno de los mejores al micrófono de la compañía, The Miz, que llegaba en un estado de forma excepcional.

Empezaron los dos últimos campeones, AJ y Cena. El desarrollo del combate fue una delicia y todas las entradas aportaban algo. Más importante aún que eso, es que todas las eliminaciones tenían un sentido. Corbin fue eliminado por Ambrose por la espalda, resultando en un ataque brutal del primero al campeón intercontinental, anticipando su combate por el cinturón en WrestleMania. A Miz lo eliminaría el todavía campeón, al que se enfrentaría en el magno evento, tras cometer un error. Cena, el siempre favorito, fue eliminado limpiamente por Bray, ejecutando su venganza por lo ocurrido en su pasada rivalidad. Finalmente, Wyatt tumbaría a AJ logrando su merecido campeonato mundial y asegurándose uno de los combates más importantes de la cartelera de WrestleMania.

En general, podemos hablar de un show bueno, quizá no algo muy especial, ya que tuvo algunos combates que no aportaron demasiado. No obstante, para mí es un show realmente especial por dos principales motivos. Primero por ser la representación de lo que fue este SmackDown, un lugar donde todos los luchadores tenían un hueco, incluso en los PPVs. Y segundo por el main event tan especial que nos dieron, una joya de bookeo y de acción en el ring.