ArtículosDestacadoHell in a Cell

Lo mejor y lo peor: Hell in a Cell 2019

Analizamos lo mejor y lo peor de Hell in a Cell 2019.

En los últimos meses estamos intentando traer después de cada PPV de WWE (y algunos de AEW) un análisis donde este servidor da su opinión personal sobre lo que cree que ha sido lo mejor y lo peor del show. Y hoy le toca a Hell in a Cell 2019.

Te recuerdo que no tienes que estar de acuerdo conmigo, pero si que agradecería que me dejes tu opinión sobre el show en la caja de comentarios.

Bueno, antes de comenzar con lo mejor quiero decir que en esta ocasión el formato del análisis será diferente a los anteriores, ya que ha sido un show con muchas cosas negativas y muy pocas positivas, por lo cual quiero enfocarme más en las negativas. Esto quiere decir que las partes positivas las seguiré nombrando, pero no son ni de cerca tan relevante como las cosas negativas que sacamos del evento. Empecemos hablando sobre lo mejor del evento:

Sasha & Becky

Efectivamente, todo aquel que haya visto el evento sabrá que el nivel in ring fue bastante bajo, salvo en un combate y parte de otro. Y es que Becky y Sasha lograron ofrecer un gran combate dentro de la jaula, utilizando todo tipo de objetos e incluso realizando algunos spots bastante llamativos y buenos.

El combate fue el opener de la noche y sinceramente me sorprendió mucho, porque Hell in a Cell comenzaba con uno de los combates más llamativos de la escueta cartelera que planteó WWE. Y Lynch y Banks lograron dar el mejor combate de la noche sin lugar a dudas.

Por otro lado el resultado puede no haber sido tan satisfactorio para los fanáticos, ya que Lynch ha limpiado toda la división y no sabemos qué será lo siguiente para ella. El panorama está muy negro, aunque siempre nos pueden sorprender con algún debut de NXT en el próximo Draft. Bueno, más que sorprendernos deberían de estar obligados a hacerlo.

Digamos que hasta este momento todo fue bien y nadie se imaginaba que estaríamos ante el peor PPV del año y uno de los peores en años.

Me cuesta resaltar más momentos positivos del show, pero en defensa de WWE he de decir que el combate entre Roman Reigns & Daniel Bryan vs. Luke Harper & Erick Rowan funcionó muy bien y que supieron ofrecer un buen combate. Y para muchos también será positivo que el YES! Movement esté de regreso.

Bueno, y sin olvidar que por fin, Asuka y Kairi Sane tienen algo de relevancia luego de ganar los Campeonato en Parejas Femeninos. Algo positivo, sin duda.

Hay otras cosas positivas a lo largo del show, pero nada lo suficientemente importante como para enmarcarlo. Quizás, que WWE no ha utilizado la misma escenografía que suele utilizar en los show semanales.

Sin más dilación dejamos atrás lo mejor y pasamos a lo peor de Hell in a Cell 2019:

Sunday Night Raw

Antes del show y con el tiempo que se demoró WWE en anunciar la cartelera definitiva, ya auguramos que el PPV tendría mucho relleno, pero no nos imaginábamos que hasta este punto.

Y es que la cartelera del show se podría dar perfectamente en un Raw y no pasaría nada. Es más, la mayoría de combates ya se han dado en algún Raw de los últimos meses, como es el caso de Baron Corbin vs. Chad Gable, si, por enésima vez. Lacey Evans vs. Natalya, aunque con suerte esta rivalidad llegará a su fin esta noche en un Last Woman Standing. Randy Orton vs. Ali, otro combate sacado de la manga sin venir a cuento prácticamente y porque había que rellenar la cartelera, eso sí, en defensa de Ali he de decir que nos deleitó con unos de los mejores reversos que se ha visto de un RKO.

Y el resto de la cartelera tampoco era propia para un PPV. Por no nombrar las ausencias de los campeonatos midcard como el Campeonato de Estados Unidos, o el Intercontinental. Y finalmente que Braun Strowman fuese el compañero secreto de The Viking Raiders tampoco ayudó de mucho, para ser justos.

PPV de transición en una semana clave

Esta semana ha sido clave para todos los fanáticos del Wrestling, ya que con la llegada de AEW, el estreno de SmackDown en FOX y el estreno de temporada televisiva en Raw, todos esperábamos que WWE pusiese la guindilla al pastel esta noche, pero parece que se la comieron antes de tiempo.

WWE en los últimos meses ha estado dando PPV regulares, nada destacable, pero por lo menos sabían entretener en mayor o menor medida, que es lo que busca cualquier persona que se siente delante de la televisión a ver el programa. El problema con Hell in a Cell ha sido las pocas ganas que ha puesto WWE en que esto salga bien e incluso entretenga.

Yo me pregunto si dentro de WWE son conscientes del producto que ofrecieron anoche, o si simplemente se han sorprendido al ver la reacción negativa… En fin, Pasemos al último punto.

Deus Ex Machina

Vale, ya sabemos que el resultado oficial del combate fue un ” No Contest´´ y no una descalificación sobre Seth Rollins. Todo esto no puede justificar lo mal pensado que ha estado todo desde el primero momento que se escogió a Bray Wyatt como rival de Seth Rollins.

Digo esto, porque es sumamente pronto que un personaje que aún no ha se ha visto lo suficiente rete a un campeonato máximo, pero vale, les perdonamos esto porque tampoco hay más rivales para Seth Rollins. Pero, ¿si sabes que ninguno de los dos puede perder el combate para que su credibilidad siga intacta, para que diablos haces que el combate sea un Hell in a Cell?

Me parece una planificación pésima por parte de WWE, ya que era de esperar la reacción tan negativa de los fanáticos presentes. Se podría haber hecho un combate normal en la que ambos terminan destruyéndose por todo el recinto al igual que ocurrió con Sasha Banks y Becky Lynch en Clash of Champions y no hubiese ocurrido nada. Pero no, WWE se esforzó en vender entradas planteando un combate que ni ellos sabían como solucionar.

Finalmente todo se resumió en un Deus Ex Machina. Para el que no lo sepa os dejo una pequeña descripción de lo que es:

”Se denomina «Deus Ex Machina» a toda trama que se resuelve a través de un elemento, personaje o fuerza externa que no haya sido mencionado con anterioridad y nada tenga que ver con los personajes ni la lógica interna de la historia.´´

No es la primera vez que WWE tira de este recurso, ni será la última, pero en esta ocasión ha sido excesivamente evidente y descarado. Una situación que se podría haber resuelto realizando un combate normal, como ya mencionamos antes.

Tampoco sé hasta qué punto es bueno hacer ver que Bray Wyatt es inmortal.

Conclusión

Sin duda el peor PPV del año y uno de los peores en años, pero bueno, salvamos el combate entre Becky y Sasha y pocas cosas más. También algo que olvide mencionar con anterioridad es que me gustó la iluminación roja durante el evento central.

Pero nada puede justificar las pésimas decisiones de WWE antes y durante el evento. Veremos si esta noche siguen por este camino.

El evento fue tan malo que el público se marchó a sus casa coreando AEW. ¿Que más necesita WWE para reaccionar?

NOTA: 2/10

¡Gracias por leer lo mejor y lo peor de Hell in a Cell 2019!

Comment here